• La Revista Sotogrande tuvo el honor de entrevistar hace un par de años al reciente ganador de Roland Garros, Carlos Alcaraz. A continuación recuperamos ese encuentro con un el tenista, asentado ya como una realidad más que una promesa dentro del tenis internacional.

Con solo 18 años, Alcaraz se ha convertido en uno de los jugadores más prometedores del tenis masculino. Tras su rápido ascenso al top diez mundial, el mundo del tenis asiste ilusionado al despegue de una fulgurante carrera deportiva apadrinada, por supuesto, por la marca Rolex.

En menos de un año ha pasado de ocupar el puesto 120 del ranking de la ATP a auparse en el exclusivo podio del top diez mundial. La velocidad, la madurez –a pesar de su juventud- y el tesón de Carlos Alcaraz le han convertido en la gran promesa del tenis internacional y también en la nueva imagen de Rolex.

Desde principios de 2022 la relojera suiza ha apostado decididamente por el valor seguro que representa el joven tenista murciano. Igual que hizo en 2006 con el inigualable Roger Federer -primer hombre en ganar 20 títulos individuales de Grand Slam-, Rolex vuelve a respaldar a un joven talento que aspira a convertirse en leyenda. “Muy contento de formar parte de la familia de Rolex”, comentaba hace unos meses el propio Alcaraz en sus redes sociales para celebrar la alianza con esta prestigiosa marca.

El tenis como deporte transmite precisión, compromiso, consecución de objetivos y elegancia, conceptos que encajan a la perfección con los valores de Rolex. Es la razón por la que la compañía lleva vinculada a este deporte desde los años 70. Por un lado, Rolex lleva años apoyando y esponsorizando a figuras emblemáticas del tenis masculino y femenino como el propio Federer, pero también otras como Stéfanos Tsitsipás, Jannik Sinner, Dominic Thiem, Alexander Zverev, Garbiñe Muguruza, Angelique Kerber o Coco Gauff, entre otras.

Por otra parte, la firma suiza puede presumir como pocas deser patrocinador oficial de los cuatro eventos de  Grand Slam: el Open de Australia, Roland Garros, Wimbledon, y el US Open.

Esta apuesta decisiva por los grandes torneos internacionales comenzó en 1978, cuando Rolex se alzó como el Reloj Oficial de Wimbledon, el torneo de tenis más antiguo del mundo.

Esa unión pionera marcó el inicio de una de las relaciones más duraderas que existen en la industria deportiva entre un patrocinador y un torneo de primer nivel.

Varias décadas después, en el año 2008, Rolex se convertiría en el Reloj Oficial de su segundo Grand Slam, el Open de Australia. Más tarde, en 2018, se alzaría como nuevo socio del US Open. El último en incorporarse fue el Roland Garros, donde Rolex se consolidó en 2019 como Premium Partner, Cronómetro Oficial y Reloj Oficial. Aparte de estos cuatro torneos, es interesante destacar otras importantes competiciones que cuentan con el respaldo dela marca,  como el Rolex Shanghai Master –el torneo de tenis más importante de Asia-, la Laver Cup -competición por  equipos entre Europa y el resto del mundo que reúne a los 12 mejores tenistas del circuito masculino-, el Rolex Monte Carlo Masters –desde 1897, uno de los más destacados torneos del circuito masculino-, el NITTO ATP Finals -considerado el evento más prestigioso del circuito ATP después de los cuatro Grand Slam-, el Indian Wells -primer Masters 1000 de la temporada ATP- o el Rolex Paris Masters -uno de los mayores torneos cubiertos del mundo-.

Todas ellas son citas fundamentales que demuestran el fuerte compromiso de Rolex con el mundo del tenis, un deporte tenaz y elegante, al más puro estilo Rolex.

El Rolex de CARLOS ALCARAZ

El reloj elegido por la nueva promesa del tenis es el Cosmograph Daytona de Rolex. Un reloj diseñado expresamente para los amantes de la velocidad.

Presentado en 1963, el Cosmograph Daytona se creó para responder a las exigencias cronométricas de los pilotos de alta competición. Más de 50 años después de su creación, este reloj ha alcanzado en la actualidad un estatus sin igual en el firmamento de los cronógrafos deportivos.

Con su escala taquimétrica, sus tres contadores y sus pulsadores, el Cosmograph Daytona permite medir el tiempo transcurrido con una rapidez y precisión inigualables. Las horas y los minutos se leen en los inconfundibles contadores del reloj, ubicados respectivamente a las 9 h y a las 3 h, y los segundos se muestran en una escala de 60 segundos en el contorno de la esfera, indicados por la aguja central que termina en flecha.

El bisel presenta una escala taquimétrica que permite leer la velocidad media en una distancia determinada en función del tiempo cronometrado. Esta escala ofrece una legibilidad óptima, lo que convierte al Cosmograph Daytona en el instrumento perfecto para medir la velocidad hasta las 400 unidades por hora, ya se trate de kilómetros o millas. La función de cronógrafo del Cosmograph Daytona se activa mediante pulsadores que se enroscan, como la corona, cuando no están siendo utilizados. Al presionar el pulsador de inicio, el de parada o el de reinicio, el cronógrafo emite un clic nítido y claro. Los relojeros Rolex perfeccionaron el mecanismo para que responda a la presión ideal del dedo y lo modificaron para proporcionar un inicio instantáneo y preciso del cronometraje. Además, su arquitectura cuenta con menos componentes que un cronógrafo estándar, mejorando así la fiabilidad del movimiento.

La Revista Sotogrande interview with Carlos Alcaraz

Aged just 18, Alcaraz has become one of the most promising players in men´s tennis. After his quick rise into the top-ten global ranking, the world of tennis is watching in excitement as a meteoric sports careers takes off, sponsored of course by the Rolex brand

In less than a year, he has gone from position number 120 in the ATP ranking to join the exclusive podium of the global top-ten. Speed, maturity -despite his youth- and the tenacity of Carlos Alcaraz have transformed him into the big hope of international tennis and also the new image of Rolex.

Since the start of 2022, the Swiss watchmaker has made a decisive commitment to the safe bet that the young Murcia tennis player represents. Just as it did in 2006 with the unmatchable Roger Federer -the fi rst man to win 20 individual Grand Slam titles-, Rolex is once again backing a young talent who is aiming to become a legend.

“I am very happy to be part of the Rolex family” stated Alcaraz himself a few months ago on his social networks to celebrate the partnership with this prestigious brand that he now wears on his left wrist, as captured by photographers when the tennis player went to collect the trophy of his first.

Several decades later, in 2008, Rolex became the Official Watch of its second Grand Slam, the Australian Open. Later, in 2018, it became a new partner of the US Open. The last to join was Roland Garros, where Rolex established itself in 2019 as a Premium Partner, Official Timekeeper and Official Watch.

Aside from these four tournaments, it is interesting to highlight other important competitions that have the backing of the brand, such as the Rolex Shanghai Master –the most important tennis tournament in Asia-, the Laver Cup -a team competition between Europe and the rest of the world that brings together the 12 best tennis players on the men´s circuit-, the Rolex Monte Carlo Masters –since 1897, one of the most outstanding tournaments on the men´s circuit-, the NITTO ATP Finals -considered the most prestigious event on the ATP circuit after the four Grand Slams-, the Indian Wells -first Masters 1000 event of the ATP season- and the Rolex Paris Master -one of the world´s greatest indoor tournaments-.

They are all crucial events that show Rolex´s strong commitment to the world of tennis, a tenacious and elegant sport, in the purest Rolex style.

The Rolex of CARLOS ALCARAZ

The watch chosen by the new tennis hopeful is the Cosmograph Daytona by Rolex. A watch designed expressly for those who love speed.

Presented in 1963, the Cosmograph Daytona was created to meet the timing demands of elite level competition drivers. More than 50 years after its creation, this watch has currently achieved unparalleled status in the firmament of sporting timepieces.

With its tachymetric scale, its three counters and its pushers, the Cosmograph Daytona makes it possible to measure the time elapsed with unparalleled speed and precision. The hours and minutes are read on the unmistakeable counters of the watch, located at 9h and 3h respectively, and the seconds are displayed on a 60-second scale on the edge of the face, indicated by the central needle which ends in the date.

The bezel has a tachymetric scale which makes it possible to read the average speed at a specific distance according to the time elapsed. This scale offers optimal readability, which makes the Cosmograph Daytona the perfect instrument for measuring speed up to 400 units per hour, whether kilometres or miles.

The chronograph feature of the Cosmograph Daytona is activated through pushers that are screwed, like the crown, when not being used. When the start, stop or restart pusheris pressed, the chronograph emits a sharp and  clear click.

The Rolex watchmakers perfected the mechanism in order for it to respond to ideal finger pressure and they modified it to provide instant and precise timekeeping starting. Also, its architecture has fewer components than a standard chronograph, thus improving the reliability of the movement.