Un año más la feria de San Enrique se caracteriza por su enorme participación y el estupendo ambiente que se vivió entre sus habitantes. Todo esto fue posible gracias a que contó con un amplio programa de actividades para el disfrute de todos los vecinos de diferentes edades que duró hasta el domingo.

La coronación del miércoles noche dio comienzo oficialmente a estas fiestas, donde Ainhoa Doña y Yerena Rojas fueron nombradas reina infantil y juvenil respectivamente.

El acto se celebró como viene sido tradicionalmente. Sobre las 21:30 horas llegó a la caseta municipal la corte infantil y juvenil en coche de caballos, donde fueron hechas las presentaciones de los cortejos. El pregón lo dio David Morales, gran animador y participante entusiasta de las fiestas, que después recibió una placa conmemorativa.

La reina infantil recibió además de la corona una banda por la teniente de alcalde de Fiestas, María del Mar Collado. La reina juvenil recibió lo mismo pero su banda fue puesta por el alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix. También contó con dos nombramientos sorpresa: Míster San Enriqueño (Ezequiel Doña) y Miss Simpatía (Adela Ruiz). La coronación acabó con un brindis y la actuación de José de Rico.

El jueves salió a las calles de la barriada la Cabalgata, que contó con un estupendo ambiente, siempre acompañados por un dispositivo de la Policía Local que controló el tráfico. El recorrido terminó con el encendido del alumbrado del recinto ferial y el baile de los cortejos de honor en la caseta municipal, donde además acompañó la música de la orquesta Cat Forever.

El viernes se celebró la Fiesta Infantil en la Plaza de la Bomba, que contó con la variada oferta de animación dispuesta por la Delegación de Fiestas. Esta sufrió algunos cambios debido a la importancia de la sequía del agua, lo ha hecho que se usase una cantidad mínima para hacer la fiesta de la espuma, una de las actividades que disfrutan los más pequeños y que les sirve para refrescarse.

Los niños se lo pasaron en grande y también dispusieron de diferentes zonas de sombra para resguardarse del calor.

Por la noche tuvo lugar la Cena de los Mayores, donde además de los cerca de 70 abuelos, vinieron algunos de los usuarios de la Residencia de la Fundación La Milagrosa. La cena fue posible gracias a la aportación de Hermanos Valeriano, Restaurante Mara y Jesús Herrera.

El premio a la Abuela del Año recayó en María Rodríguez Izquierdo, que fue acompañada por toda su familia y donde una de sus nietas le leyó unas palabras de cariño y reconocimiento. Por otro lado, el Abuelo del Año fue Gaspar Trujillano Ledesma que también estuvo acompañado por su familia.

La velada concluyo con la actuación de La Tourné aunque previamente se contó con dos horas sin ruidos en el reciento ferial para facilitar la asistencia a Personas con Trastorno de Espectro Autista (TEA).

El sábado fue la Comida de Mujeres, que tuvo un gran ambiente con casi cien mujeres, a las que se unieron muchas más venidas de otros puntos del Valle del Guadiaro y pudieron disfrutar tras la comida de la actuación de Radio Petrarca.

Finalmente, el Domingo Rociero volvió a ser un éxito donde los vecinos de la barriada pasaron una jornada de convivencia y diversión, donde pudieron disfrutar  de una chorizada, paella gratis y música de la banda la Mala Hora.

Por otro lado, la sesión de fuegos artificiales se suspendió debido a la negativa de la Junta de Andalucía, por el peligro que suponían debido a la severa sequía padecida, ya que San Enrique se encuentra situado cerca de una masa forestal. Por eso, se sustituyeron por un espectáculo de fuegos artificiales fríos que pusieron punto final a las fiestas.