La ayuda humanitaria de los sanroqueños va ya camino de Ucrania en un camión cargado en una instalación municipal. Un contenedor de la empresa Altransa, conducido por dos camioneros voluntarios, salieron a primera hora de mañana con destino a Polonia cargado con casi 24 mil kilos de ayuda. La Campaña de Ayuda al Pueblo de Ucrania es una iniciativa municipal en la que han colaborado numerosos habitantes del municipio, así como centros educativos y empresas, en la que se han recogido ropa, alimentos y productos de primera necesidad.

La ayuda fue clasificada y empaquetada en palés por voluntarios de la Asociación Niños de Ucrania del Campo de Gibraltar y trabajadores municipales, y en total son 35 palés de ropa, 11 de comida, 4 de pañales, 5 de productos sanitarios, 1 de leche y 1 de agua. Desde el Consistorio se cubrirán los gastos de combustible y los peajes de autopistas, que se han presupuestado en unos 8.000 euros. El concejal de Participación Ciudadana, David Ramos, mostró su agradecimiento a tantos y tantos ciudadanos que voluntariamente han donado en los cuatro puntos que habíamos habilitado hasta recoger 60 palés de alimentos, ropa y otros artículos. Agradeció también a Altransa la aportación del camión y el contenedor, y al gesto solidario de los dos chóferes que van a viajar durante más de 36 horas para llevar esta ayuda hasta la frontera de Ucrania con Polonia.

Los conductores Mario Sáez Miguel y José Antonio Alfaro Téllez, que se han presentado voluntarios para recorrer, en unas 40 horas de conducción, los más de 3300 kilómetros hasta Polonia, a unos 30 kilómetros de la frontera con Ucrania, expresaron su satisfacción por poder colaborar en el transporte de la ayuda, que realizarán por zona segura. El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, apuntó hace unos días que, si bien se ha cerrado la campaña solidaria, se puede continuar colaborando con el pueblo ucraniano a través de envíos de dinero a las organizaciones que trabajan sobre el terreno, principalmente Cruz Roja Internacional y Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). En este sentido, explicó que el coste de la compra de cualquier alimento que se pensaba enviar a estas personas se puede transformar en una transferencia bancaria o en un Bizum.