San Roque cuenta con grandes atractivos turísticos, especialmente relevantes en lo referente a deportes y playas. En los últimos años va ganando terreno el turismo cultural, y en este terreno el municipio dispone de una enorme riqueza, con hitos como la Semana Santa y el Enclave Arqueológico Carteia. Pero, además, en su territorio se ubican cientos de fortificaciones de la denominada “Muralla del Estrecho”, construidos durante la II Guerra Mundial. El Ayuntamiento, a través de la Delegación de Turismo, que dirige la concejal Ana Ruiz, lleva años organizando visitas guiadas gratuitas a distintos emplazamientos de estos búnkeres, como los situados en las cercanías de Carteia, los ubicados en Sierra del Arca, los que salpican Sierra Carbonera o los que se encuentran en el Valle del Guadiaro. Cada vez es mayor el número de personas interesadas en conocer estas instalaciones.

Estas defensas, situadas en la costa entre Conil y San Enrique de Guadiaro, fueron construidas, en condiciones de práctica esclavitud, por entre 10.000 y 15.000 presos republicanos en el contexto histórico de una España destrozada tras la Guerra Civil.

Al inicio de la II Guerra Mundial el gobierno franquista apoyaba a Alemania e Italia, y temía una intervención aliada desde Gibraltar o desde el Protectorado de Marruecos. Estos fortines, nidos de ametralladoras, carreteras y caminos se concibieron como una defensa ante un ataque aliado o, incluso, como apoyo a una hipotética invasión de Gibraltar. Al contar el territorio sanroqueño con la mayor concentración de búnkeres, especialmente en Sierra Carbonera (con aproximadamente cien fortines), el municipio es un lugar privilegiado para conocer este recurso histórico con gran potencial turístico. Además, en el Enclave Arqueológico de Carteia se encuentra el único búnker musealizado de Andalucía.

Este creciente interés se refleja en las referencias a estas fortificaciones en distintas publicaciones. Por ejemplo, recientemente se publicó en el diario Europa Sur un artículo del historiador Ángel Sáez que pone de manifiesto el gran potencial turístico de estos elementos, muchos de ellos en gran estado de deterioro por su abandono durante décadas. Desde la Delegación de Turismo no sólo se organizan estas visitas guiadas sino que además se ha colaborado con distintas productoras televisivas y publicaciones que han realizado reportajes en los que estas fortificaciones ocupaban un lugar destacado. Un documental de la cadena DMAX, un programa de Canal Sur y unos reportajes aparecidos en El País y en Traveler.es, todos ellos de 2021, son buenos ejemplos de ello.

Para contribuir a la promoción de estos vestigios de la II Guerra Mundial, la Delegación de Turismo también ha editado unos folletos explicativos que se han repartido en distintas ferias turísticas. En cuanto a las visitas guiadas, se cuenta en muchas de ellas con la colaboración de colectivos como la Asociación Cultural Ruta de los Bunkers y de los youtubers de Turismo Running, de manera que algunas se llevan a cabo de manera teatralizada, lo que añade interés a estas propuestas. Hay que apuntar que desde la Delegación de Cultura, que también dirige la edil Ana Ruiz, se ha trabajado en la difusión de este patrimonio histórico de gran valor, como la exposición “La fortificación en el Campo de Gibraltar durante los años 1939 a 1947” que se inauguró en marzo de 2020 en el Palacio de los Gobernadores, o las Jornadas de Historia y Literatura “Siguiendo el rastro a espías, buzos y nazis en el Campo de Gibraltar”, de noviembre de 2021.