El Edificio de Usos Múltiples de San Enrique y el Vivero de Empresas de Pueblo Nuevo acogió varias sesiones de la Escuela de Magia que promueve la Delegación de Cultura, y que se ha llevado a todos los distritos del municipio.

Los talleres tienen un límite de 25 niños por cada uno y la edad mínima para participar es de 6 años. Cada niño participante recibe una mochila de regalo y un kit de magia. Los beneficios de la magia en los niños son evidentes, enseña valores, como el del esfuerzo, la constancia y la paciencia; estimula la motricidad, ya que se requiere de habilidad manual; promueve la comunicación, porque desarrollan mejor sus habilidades comunicativas; y potencia la creatividad, ayudándoles a resolver situaciones, acertijos o problemas matemáticos.

La magia también mejora la autoestima, ya que para los pequeños más vergonzosos, la magia puede convertirse en una bonita manera de perder el miedo y ganar seguridad. La magia fomenta el espíritu crítico, porque cuando lleguen a adultos tendrán mayores dotes de capacidad de análisis y espíritu crítico, que les servirá para cuestionarse todo lo que ocurre a su alrededor.

La magia une a la familia, porque no hay nada mejor como una tarde en familia y que el pequeño aprendiz de mago ponga en práctica los trucos que ha aprendido y se le aplauda sin parar.