Bendición de las aguas, fervor y devoción. La feligresía no faltó a su cita con la Virgen del Carmen en los actos llevados a cabo en Torreguadiaro, ya que, otro año más por la pandemia, la procesión no pudo celebrarse por tierra y mar como es tradición y costumbre; en uno de los días más señalados del calendario en la barriada.

Se celebró una emotiva y lucida eucaristía misa en honor de la Virgen del Carmen en Torreguadiaro y previamente una ofrenda floral previa, para adornar a la Virgen.

Todos los deseos giraron a que dentro de una año la situación epidemióloga sea bien distinta y la Virgen del Carmen pueda bendecir las aguas de la zona con su tradicional desfile hasta el puerto deportivo, embarcarse y cruzar la playa.