Ocho pasos para una piel perfecta

  • Con esta rutina veremos resultados en pocos días, dónde la piel mejorará visualmente, tendremos más elasticidad, más suavidad y luminosidad. Sólo ocho pasos que ocuparán poco tiempo en tu vida diaria.

 

Cualquier edad o género, necesita una rutina diaria, siempre adaptándonos al tipo de piel, ya sea, grasa, mixta, normal, seca o sensible. Aunque conozcamos una persona con el “mismo” perfil de piel que nosotros, no siempre, sentará igual el mismo producto.

Lo mejor para saber el tipo de piel, es ir al dermatólogo, para que diga qué modelo de hidratación y producto necesita la piel. Tras ellos usaremos productos de farmacia o cosmética, que más nos guste, para crear una rutina y cuidar la piel de nuestro rostro y cuello.

Toda rutina repite unos pasos:

  1. EL primer paso es el limpiador, ya sea, en espuma, aceite o el mejor, en crema, que es el más recomendado para todo tipo de pieles.
  2. Podemos encontrar exfoliantes de tipo peeling químico, muy popular actualmente, ya que no daña la piel como otros y son fáciles de usar. Los más conocidos son los de arena, químico o naturales, como café y miel, que arrastran la suciedad de nuestra piel.
  3. Tras el exfoliante usamos el tónico. En este apartado podemos encontrar muchos tipos, como de agua de rosas, agua de coco o té verde, entre otros.
  4. Los productos específicos como para una herida o manchas, que tengamos un producto para ese punto exacto de nuestra cara, recomendado por un profesional previamente.
  5. Hay múltiples tipos de contorno de ojos, de uso diario o reparador de noche, para iluminar la zona, eliminar las bolsas o de cafeína para eliminar signos del cansancio, entre otros.
  6. El serum es un suero tiene más potenciadores y concentrados activos que una crema, y por su textura de baja densidad, con menos cantidad del producto, penetra fácilmente y es mucho más eficaz. La búsqueda, debe ser, con miras a un tratamiento. Podemos encontrar con factores antiedad, calmantes, de ácido hialurónico, retinol o algo más natural, como el té verde.
  7. El producto con la que se está más familiarizado, es la crema hidratante, que se ha podido usar sin pasos ni rutinas previamente. Aquí se busca lo que realmente necesita la piel, y es tan sencillo de encontrar como buscar el tipo de piel en la etiqueta. Si se busca con efecto antiedad o algo más específico, hay que seguir teniendo en cuanta, bajo este nombre, si es para piel grasa, mixta, sensible o seca.
  8. La crema solar es paso es esencial ya que previene los signos de la edad y arrugas atrasándola de forma importante; además de evitar manchas y marcas en la piel.

En caso de que usemos mascarilla, debemos diferenciar dos tipos: de arcilla (que es buena para piel grasa o mixta), de carbón o arcilla blanca, por ejemplo; como resultado final sea una textura seca, que debemos retirar con agua. Este paso va antes del uso exfoliante, este se encargará de quitar los restos que no vemos, y el tónico limpiará y calmará la piel.

En caso de mascarilla hidratante como las de aguacate, agua de rosas, té o miel, (que desde el principio a final tiene textura cremosa) eliminaríamos el uso de serum y crema hidratante, ya que este nos aporta una hidratación extra que sustituirá ambos productos.

Hay excepciones; si usamos serum o hidratantes antiedad, y la mascarilla carece de esas propiedades, podemos usar el serum anti edad y luego la mascarilla o la mascarilla y luego la hidratante especifica. La combinación entiende del producto anti edad, en caso de que la mascarilla fuese antiedad seguimos el procedimiento que hemos mencionado antes, sustituyendo ambos productos.

 Ambos tipos de mascarilla, se usarán una vez en semana o cada dos semanas (dependiendo del tipo de piel), ya que, pueden resecar mucho la piel o irritarla, como las de arcilla, por el uso exacerbado; o en el caso opuesto, que la mascarilla deje de tener efecto y nos sobre hidrate la piel, aportándonos aceites innecesarios para la piel.

No es bueno usar, el tan popular producto, de Agua Micelar, ya que este, tiene dos productos en uno: Limpiador + Tónico. Uno de los tipos tiene jabón, que no se puede quedar en la cara y debemos enjuagar, por lo cual perdemos las propiedades de tónico del producto, y no nos sirve; otro tipo de agua micelar, tiene alcohol, que es malo para la piel, ya que reseca y puede dañarla, desde el escozor en algunas heridas, hasta rojeces en la piel seca o sensible.

Siguiendo estos pasos, veremos los resultados en pocos días, donde la piel mejorará visualmente, tendremos más elasticidad, será más suave y luminosa. Lo debemos combinar con buena alimentación variada, bebiendo mucha agua y durmiendo las horas de sueño recomendadas. Parece magia, pero solo tenemos que mimar nuestro cuerpo.