• El sector reclama medidas tanto de índole fiscal como orientadas a la reconstrucción de un sector muy castigado por la pandemia del COVID-19, que ha paralizado la llegada de turistas a España.

  • El turismo de golf genera 12.000 millones de euros en la economía española según un reciente informe del IE, y más de 121.000 puestos de trabajo.

El golf se pone en valor y demanda mayor atención. Éste fue el principal mensaje que los representantes de este sector, a través de la Asociación Española de Campos de Golf (AECG) trasmitieron al Gobierno Central tras cumplir un año económico duramente castigado, debido a la estrecha relación que existe entre el golf y el turismo, una actividad completamente paralizada debido a la ausencia de llegadas de turistas extranjeros durante la pandemia del COVID-19.

La entidad defendió durante la Mesa de Turismo el papel del golf como” dinamizador económico y como activo clave para la recuperación”, pero también advirtió de que si no se cuenta con las ayudas necesarias para proteger las infraestructuras y el empleo en estos meses de paralización de la actividad, “las consecuencias para el sector a largo plazo serán devastadoras”.

La Reserva de Sotogrande

La Reserva de Sotogrande

“El sector turístico del golf lo conforman no sólo los cerca de 400 campos de golf que tenemos en España sino también un número mucho más elevado de proveedores turísticos que dan servicio a 1,2 millones de turistas que vienen a nuestro país motivados por la existencia de nuestros campos de golf. Unos turistas que gastaban 5.400 millones de euros en un año pre-covid, sólo el 15% de los cuales correspondían a los propios campos de golf. Sin embargo, el regulador no siempre trata el golf como sector turístico y los constantes incrementos de la presión fiscal, a veces aplicadas de forma errónea, dificultan o imposibilitan la viabilidad de los campos de golf y, de manera indirecta, también la de las otras empresas que dan servicio al turista de golf”, detalló Carlos Pitarch, representante de la AECG.

Para poder revertir la grave situación el sector turístico del golf reclamó las siguientes medidas fiscales:

  • La aplicación al golf del tipo reducido del IVA del 10%, para equipararlo al que se aplica al resto del sector turístico, teniendo en cuenta que el sector del golf fomenta el turismo internacional y este diferencial limita su competitividad
  • La exoneración durante el 2021 del pago de las cuotas a la Seguridad Social con cargo a las empresas, correspondientes a los trabajadores que no están en ERTE sino que están trabajando, para evitar una mayor pérdida de empleo y para proteger los derechos de los empleados que ven peligrar sus ingresos futuros
  • La clasificación del sector del golf como segmento dentro del sector turístico, permitiéndole dejar de estar excluido de los planes de ayuda al sector
  • Para los campos de golf, la bonificación del IBI en el 2021, así como una futura revisión de los valores catastrales de aplicación
  • Para incentivar el empleo, la exoneración en el pago de las cuotas a la Seguridad Social por los trabajadores que campos de golf y resto de empresas turísticas mantienen en activo.
Real Club de Golf Sotogrande

Real Club de Golf Sotogrande

Con relación a la labor de reconstrucción económica tras el COVID-19, el sector reclama al Estado que ayude a las empresas para que mantengan los puestos de trabajo, -ciertamente es, además, una medida de ahorro fiscal-, que las empresas puedan solicitar créditos ICO para la puesta a punto de sus instalaciones, o la aceleración del programa Next Generation y la garantía de que todo el sector turístico pueda participar de este Plan de Reconstrucción, incluido el sector turístico del golf.

En materia de seguridad sanitaria, la Asociación propone la elaboración de test a la totalidad de los turistas que visiten España y la aceleración del plan de vacunación, ambas medidas que son vitales para superar la pandemia del COVID. Y como medida de estímulo económico adicional, teniendo en cuenta que los turistas de golf invierten ya 42.000 millones de euros en vivienda en España, reclama fomentar el turismo residencial por medio de una fiscalidad atractiva para extranjeros que compren segundas residencias en España.