Un pequeño alivio para contrastar la efectividad del endurecimiento de medidas. Los últimos datos facilitados por la Junta de Andalucía, según detalló el Consistorio de San Roque, cifran los contagios de COVID-19 en una inercia descendente, con una tasa actual de 1.159 casos (592 de ellos activos). Sin duda, una buena noticia, romper la tendencia en aumento pero deja aún una situación preocupante en la zona al continuar por encima de los 1.000 casos por cada cien mil habitantes de tasa de incidencia confirmadas por PCR en los últimos 14 días.

Este cambio de inercia y en la curva de contagios inspira, al menos, a un relativo optimismo de variar la situación del municipio en los próximos días aunque todavía es más necesario que nunca mantener extrema cautela y precaución a la hora de los contactos y mantener siempre la regla de las 3 M: mascarillas, limpieza constante de manos y mayor distancia de seguridad en metros.

Por otra parte, según detalló el alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, la situación en la Residencia Municipal de Mayores sigue sumando contagios. En estos momentos la cifra alcanza los 35 residentes, 20 de ellos atendidos por Clece en el centro medicalizado por el SAS con un médico, un enfermero y dos técnicos de control. Resaltar también que doce de ellos se encuentra en el Hospital de San Fernando y tres en La Línea. También nueve empleados siguen recuperándose.

COIVD-19

COIVD-19