Nuevo golpe al narcotráfico de la Guardia Civil con la detención de los 31 integrantes de una organización de origen británico dedicada a introducir droga en veleros por las costas de Andalucía. Han sido incautados  3.226 kilos de hachís y, entre los arrestados, se encuentra el cabecilla de la red.

La operación, denominada Rigidity”, se remonta a 2015, cuando fueron incautados 1910 kg de hachís que intentaban introducir en Andalucía en  veleros a través del Puerto deportivo de Sotogrande, procediendo a la detención de tres personas.

Prosiguiendo con las investigaciones sobre este grupo criminal, nuevamente les fue detectada una nueva operativa en septiembre de 2016, donde en esta ocasión el puerto elegido fue La Alcaidesa en la Línea de la Concepción  fueron intervenidos 690 kilogramos de hachís y de  las tres embarcaciones que tenían en su poder, procediendo en esta ocasión a la detención de seis personas que eran los encargados del transporte y descarga (braceros) de la droga.

Por último, y tras detectar el pasado mes de septiembre de 2019 la llegada a España del líder de la organización para coordinar en situ la operativa de narcotráfico, permitiéndose así reactivar la investigación, e identificar así mismo a las personas que en la actualidad financiaban las actividades ilícitas  y vista la intensa actividad desarrollada por el mismo ligada al narcotráfico, llevó a la interceptación el pasado mes de marzo de dos nuevos barcos.

Los barcos navegaban por aguas españolas cargados con 666 kilogramos de hachís, procediendo en esta última etapa de la investigación a la detención de 22 personas, de nacionalidad británica, holandesa y española, estos últimos dando apoyo logístico a la organización investigada,  y a  la realización de 07 entradas y registros en localidades de Estepona, Fuengirola, Motril y El Ejido.

La operación, en la que finalmente se han detenido a 31 personas e intervenido 3.226 kilogramos de hachís, ha sido dirigida y tutelada por el Juzgado de Instrucción nº 1 de Marbella, y desarrollada por guardias civiles del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil de Málaga (EDOA), del Equipo de Contra el Crimen Organizado de la Unidad Central Operativa  (ECO) y el Órgano de Coordinación de Operaciones contra el Narcotráfico (OCON SUR),así como de las Comandancias afectadas. Además, la Guardia Civil ha  contado  con la colaboración estrecha de la NCA (Agencia Criminal)  de Reino Unido.