El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, no descarta que desde su Gobierno se tengan que decidir nuevas medias, siempre con el asesoramiento de los expertos sanitarios, para tratar de frenar los contagios de coronavirus y en función de cómo vaya evolucionando la pandemia en esta segunda quincena del mes de septiembre.

   En declaraciones a los periodistas, el presidente ha mostrado su preocupación porque las cifras demuestran ya no sólo en Andalucía, sino también en otras comunidades “una explosión de contagios” y ha apuntado que el único aspecto “positivo” que se puede sacar de la situación es que la parte clínica de hospitalizaciones, en los últimos tres días, está “estable”.

   Según el presidente, el dato que hay que tener más presente en este momento es qué incidencia están teniendo los contagios en el ámbito clínico, sobre todo, en camas hospitalarias, en UCI y en fallecimientos, y ha insistido en que el número de casos detectados es mayor porque se están haciendo más pruebas PCR “que nunca”.

   Según el presidente, en camas hospitalarias y en UCI, en este momento, la tendencia “esta estabilizada, lo que no significa que mañana se pueda desestabilizar”. Para tratar de evitar un posible colapso hospitalario, según ha señalado Moreno, se ha puesto en marcha el plan 3.000, se están haciendo obras de urgencia, y se han puesto todos los recursos posibles para a sanidad.

   De hecho, ha indicado que la factura sanitaria por la pandemia alcanza ya los 2.300 millones de euros en Andalucía y ha insistido en que su Gobierno va a seguir poniendo todos los recursos que sean necesarios.

    Moreno ha manifestado que se verá cómo evolucionan los casos de contagios en la segunda quincena de este mes y si fuese necesario, “se tomarían decisiones” que, al afectar a muchos sectores, tiene que ser medidas “muy quirúrgicas, pensadas y meditadas”.