• Una reunión con la Dirección General de Costas, el primer paso para tratar la recuperación de esta zona del litoral.

  •  Desde la obra de los espigones (a partir de 2012), se han tenido que efectuar varias acciones para la regeneración de la playa, con arena de la desembocadura del río Guadiaro.

Una representación de propietarios de las viviendas conocidas como “Lacasitos” (en Sotogrande), alertaron al Ayuntamiento de San Roque [en un encuentro con su máximo representante], de la alarmante y continuada pérdida de arena en esa zona del litoral. Junto a la primera autoridad estuvieron los ediles de la zona, Oscar Ledesma, y de Medio Ambiente, Juan Serván, y un técnico de esta delegación y otro de Urbanismo, que escucharon la demanda de los propietarios, a los que el agua del mar les lega a sus viviendas.

Propietarios de la playa

Propietarios de la playa

El alcalde [Ruiz Boix] señaló que se va a solicitar una reunión a la Dirección General de Costas, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, “para tratar de encontrar una respuesta técnica a la problemática de la pérdida de arena en esta playa, conocida como El Cucurucho”. Ruiz Boix recordó que esta problemática se remonta ya a una década y confía en que “se pueda encontrar una solución técnica con el apoyo del gobierno y la defensa de que la actuación sea prioritaria y no tengamos que lamentar nuevas incidencias negativas”.

Playa de Sotogrande

Playa de Sotogrande

En marzo de 2012 se iniciaron unas obras de urgencia en esa zona, ya que sólo en los años 2011 y 2012 en esta zona de la playa de Sotogrande se perdieron más de 12.000 metros cuadrados de arena por los temporales de invierno y primavera. Hay que recordar, también, que en septiembre de 2010 el Pleno de la Corporación aprobó por unanimidad un anteproyecto denominado “Estabilización del frente litoral de la playa sur de la desembocadura del río Guadiaro”, que fue redactado por técnicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo.

Este proyecto preveía la construcción de pequeños espigones perpendiculares a la costa de unos sesenta metros, acompañados de una regeneración de la playa con la aportación de unos 120.000 metros cúbicos de arena.

En 2016, el alcalde alertó que era insuficiente el aporte de arena que la Demarcación de Costas había realizado en la playa de Sotogrande. Se estima que se aportaron 10.000 metros cúbicos de arena, aunque la Junta permitía 40.000 y esa fue la cantidad solicitada por el Ayuntamiento. En 2015 el alcalde advertía que “hasta ahora hemos actuado por motivos de seguridad con fondos de los vecinos y de las empresas radicadas en la zona de Sotogrande. Desde hace varios meses en la playa de Sotogrande existe un riesgo importante, porque el mar ya ha penetrado directamente en las construcciones y viviendas, en las conocidas como ‘Casas de colores’”.