No muy lejos de Casares, escondido entre Marbella y Sotogrande, llegamos a la Finca Cortesín. Diseño y construcción al más puro estilo andaluz, naturaleza pura y vistas panorámicas a la costa mediterránea. Vacaciones llenas de silencio para conseguir desconectar al cien por cien y recargar energías para nuestra rutina diaria.

Entre las muchas opciones que nos ofrecen, encontramos: el restaurante tradicional español El Jardín de Lutz, que ofrece comidas al aire libre en una espectacular terraza con vistas al mar Mediterráneo y jardines, lleno de olivos centenarios; el Beach Club de 6.000m2, a solo 1 km del hotel en la Bahía de Casares; el Restaurante Piscina y la flamantes barbacoas Josper junto a la piscina al aire libre de 35 metros; el restaurante Club House en el club de golf; el relajado salón del patio del Blue Bar y una amplia terraza al aire libre; los dos salones interiores/exteriores marroquíes e indios ‘chill-out’; y las impresionantes instalaciones de bienestar, que comprenden un spa de 2.200m2, gimnasio, tenis y centro de yoga y meditación en su propio pabellón independiente con espacio interior y al aire libre. El aclamado campo de golf y las instalaciones de práctica recientemente mejoradas y la Academia de Golf Jack Nicklaus.

El compromiso de Finca Cortesín de proporcionar a todos y cada uno de los huéspedes, socios y miembros del equipo el más alto nivel de servicio y atención personalizada mientras se encuentra en el complejo es primordial, mientras que su salud, seguridad, bienestar y comodidad sigue siendo la prioridad número uno.