• Una excavadora facilitó un canal de suficiente anchura para garantizar el intercambio de agua entre el río y el mar. 

  • Nuevos temporales de levante pueden provocar el cierre de la bocana en las próximas semanas, ya que se precisa de una solución de mayor recorrido.

Un año más, el Ayuntamiento de San Roque tuvo que abrir la bocana del río Guadiaro, taponada de arena debido a los recientes temporales de levante y al poco caudal que baja en verano. Una excavadora facilitó un canal de suficiente anchura para garantizar el intercambio de agua entre el río y el mar, clave para preservar la fauna y la flora del estuario y, también, para evitar un estancamiento que puede provocar condiciones de insalubridad.A tenor de la experiencia de años pasados, nuevos temporales de levante pueden provocar el cierre de la bocana en las próximas semanas, ya que se precisa de una solución más ambiciosa en todo el entorno, en la que tienen que participar la Junta de Andalucía y la Demarcación de Costas del Ministerio para la Transición Ecológica.

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, censuró “la trifulca” entre las administraciones central y autonómica suponga que no realice la actuación adecuada en el río. Indicó al respecto que “en cuanto a 2020, ya hemos actuado desde el Ayuntamiento. Pero desgraciadamente el año próximo también tendremos que hacerlo si los representantes del Ministerio para la Transición Ecológica y de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía no se sientan y se corrige el problema”. “Un problema -añadió- que supone que desde el Ayuntamiento tengamos que invertir el dinero de todos los sanroqueños en una cuestión que claramente no corresponde al ámbito local”, concluyó.

Bocana río Guadiaro

Bocana río Guadiaro

Por su parte, Juan Serván explicó que “de nuevo estamos en la bocana del río Guadiaro, y ya son bastantes los años que tenemos que visitar esta zona en esta época porque el río se tapona. Esperamos que ésta sea la única vez que haya que intervenir este año, porque en 2019 tuvimos que abrirla en dos ocasiones”. “Interviniendo desde el Ayuntamiento -añadió el edil- porque hay administraciones, como la Junta de Andalucía y la Demarcación de Costas, que siguen mirando para otro lado y no le están dando la importancia que merece a este espacio natural. Como Ayuntamiento y al estar dentro de nuestro término municipal, no podemos mirar para otro lado. Primero por los vecinos que residen pegados a la ribera del río, que en cuanto la bocana se tire demasiado tiempo cerrada, el agua empieza a oler mal y se crea una situación de insalubridad. Y, a la vez, tenemos que mirar por la fauna y la flora del río, porque es un paraje natural que hay que cuidar”.

“Pido -dijo Juan Serván- a todas las administraciones competentes que se pongan en contacto con nuestros técnicos, para darle solución a este problema y no tener que estar sufriendo cada año el taponamiento. Todos estos años el Ayuntamiento ha dado respuesta, y siempre vamos a darla. Nos interesa el medio ambiente y los vecinos, pero a otras administraciones no parece importarles”.