A poco más de una hora de Sotogrande, el Caminito del Rey aguarda a los amantes de las alturas para regalarles una experiencia única. Tras ganarse el titulo del ‘sendero más peligroso del mundo’, este paso construido en las paredes del desfiladero malagueño de Gaitanes ha sido reformado y adecuado para todo aquel que se atreva a pasear ‘a ras’ de cielo.


Situado en el término municipal de Álora, con acceso desde el norte por los embalses del Guadalhorce y desde el sur por El Chorro, entre las comarcas malagueñas de Antequera, Guadalteba y el Valle del Guadalhorce, el Desfiladero de los Gaitanes impresiona.  La verticalidad de sus paredes y sus más de cuatrocientos metros de altura sobre el río Guadalhorce hacen inconcebible su recorrido. Algo, sin embargo, nada más lejos de la realidad. Y es que este cañón lleva transitándose desde 1901, cuando una de las primeras centrales hidroeléctricas del país comenzó a recorrerlo como vía de servicio para trasladar materiales de construcción para la presa del Conde del Guadalhorce.

Su historia, no obstante, comenzó a tomar altura cuando el Rey Alfonso XIII decidió recorrer su senda para inaugurar la presa. Un episodio que tuvo lugar en 1921 y del que este peculiar recorrido tomó su actual e icónico nombre.

El paso de los años y la falta de mantenimiento convirtió este espacio natural en un lugar solo apto para amantes del riesgo. Un camino por la ‘cuerda floja’ denominado por los entendidos en la materia como el más peligroso del planeta.

Tras una profunda restauración, en la que se han invertido cerca de seis millones de euros, este trayecto es hoy una ruta segura. Una escapada perfecta con la que disfrutar de los más bellos paisajes y sentir esa subida de adrenalina que proporciona el caminar por sus estrechas pasarelas, adosadas a la roca a cien metros sobre el suelo.  Algo, antes, solo reservado para atrevidos sin miedo al riesgo y que hoy está al alcance de cualquier amante de la naturaleza.

EL RECORRIDO

El Caminito del Rey consta de dos entradas. Si se opta por el trayecto norte, la ruta partirá del Embalse Conde de Guadalhorece proporcionando un tranquilo paseo sin complicaciones por la orilla del Embalse de Gaitanejo hasta la Caseta de Control del Caminito del Rey, a la entrada del Desfiladero de Gaitanejos. Si se prefiere el acceso sur, el trayecto comenzará en la Estación de Ferrocarril El Chorro-Caminito del Rey conduciendo al visitante cómodamente  hasta la Caseta de Control, frente al Desfiladero de los Gaitanes. Entre ambos accesos discurrirá el Caminito del Rey; la auténtica aventura.  Una experiencia insuperable.