Disfrutar de la playa con tu mascota es, cada verano, más fácil. El número de lugares de costa en los que está permitido el acceso con perros crece cada temporada. La Revista de Sotogrande sale en busca de las playas pet-friendly más cercanas a la urbanización. La guía perfecta para unas vacaciones, también, para tu “mejor amigo”.

Sotogrande no cuenta, actualmente, con ningún espacio de playa para perros. Una demanda que lleva años sobre la mesa y que responde al perfil de una urbanización donde la mayoría de sus residentes son amantes de los animales, tienen alguna mascota, y suelen salir acompañados de ella. Lugares tan sotograndinos como el polo, son un espacio ‘pet-friendly’ desde hace tiempo, siendo muy habitual la presencia de perros en sus canchas las tardes de verano.

Muy cerca de la urbanización, sin embargo, existen numerosas playas habilitadas para mascotas. La de Piedra Paloma, en el vecino municipio de Casares, cuenta con casi medio kilómetro de litoral en los que sí es posible acudir con el perro.

 Otros de los puntos costeros más cercanos a Sotogrande donde está permitido el acceso de animales de compañía es Marbella, con la playa de Ventura del Mar (250 metros de espacio habilitado para mascotas), y la del Pinillo, de un kilómetro y medio de longitud, fuentes para perros y duchas para quitar la arena a las mascotas.

En dirección opuesta, la playa canina de la Concha, al sur del ‘Rinconcillo’, en Algeciras, es otra opción muy cercana para amantes de los perros.

 Y, un poco más lejos, encontramos otras opciones, como la Playa del Castillo Sohail, en Fuengirola, o la de Benalcán, en Benalmadena. La Playa del Arroyo de Totalán (cerca del Rincón de la Victoria) y la de Torre del Mar (Málaga), son otras de las dos playas caninas más conocidas del mapa autonómico.

En la parte de Cádiz, cerca de la capital gaditana, se encuentra la playa de Camposoto, aunque su complicado acceso hasta la zona de mascotas no la convierte, precisamente, en una de las más atractivas.

Algo más alejadas, la playa de El Cable, en Motril, Granada; la de la Rana, en la provincia de Almería, así como las onubenses de la Gola (Isla Cristina) y del Espigón (Huelva, en el dique Juan Carlos I, junto al Parque Natural Marismas de Odiel), completan la oferta andaluza de playas caninas. Un listado en el que, a buen seguro, podría incorporarse Sotogrande (quizás en el tramo más próximo a partir de la depuradora) para seguir creciendo en público y atractivo como destino ‘pet-friendly’.