En los últimos años se ha disparado la práctica libre de ejercicios como andar o correr, pero, ¿Tenemos claro que nos aporta cada una de estas disciplinas? ¿Qué diferencias encontramos entre ellas?La Revista de Sotogrande analiza los pros y contras de cada modalidad para descubrir qué práctica es la más acertada. ¡Toma nota! 

ANDAR

A favor

  • Fácil ejecución. No requiere de ningún aprendizaje técnico previo. Biomecánicamente se trata de un movimiento muy simple para el que la gran mayoría estamos pre-diseñados.
  • Bajo impacto articular. Cuando se realiza de forma controlada, difícilmente provoca sobrecargas.
  • Universalidad. Indicado para todo tipo de sujetos, incluso para aquellos de muy baja forma física.
  • Bajo coste. No necesita de un equipamiento especial o de unas determinadas instalaciones deportivas.
  • Accesibilidad. Prácticamente todo el mundo puede encontrar sitio para andar cerca de casa.
  • Fácil control de la intensidad.
  • Bajo riesgo de lesiones, sobrecargas o problemas cardiovasculares.

En contra

  • Para sujetos de buena condición física, se trata de un ejercicio muy suave por lo que se recomienda hacer recorridos por zonas con pendiente o aumentar considerablemente el volumen de trabajo por sesión.
  • Estancamiento en la forma física. Si no se progresa con el volumen e intensidad de trabajo, es fácil caer en cierto estancamiento.

CORRER

A favor

  • Ejercicio muy completo donde interviene los principales grupos musculares de nuestro cuerpo.
  • Se trata del ejercicio básico dentro de la preparación física de casi todos los deportes o actividades.
  • Junto con la marcha, supone una de las habilidades motrices básicas para el hombre. Fundamental para una correcta adaptación al entorno.

En contra

  • Aunque pueda parecer lo contrario, correr requiere de un aprendizaje técnico. La carrera precisa de una técnica determinada para evitar lesiones por sobrecarga y poder asimilar correctamente el volumen de trabajo realizado.
  • Supone cierto impacto articular por lo que es necesario un buen nivel de forma física antes de empezar a correr.
  • No esta indicado para todo el mundo.
  • Requiere de cierto control sobre el equipamiento.
  • No todas las superficies son buenas para la práctica de la carrera. Sobre todo al principio, se debería evitar correr por asfalto y por zonas con pendientes.
  • Presenta un importante riesgo de lesiones por sobrecarga.
  •  Dificultad para controlar la intensidad del ejercicio. Sobre todo en sujetos noveles, es fácil perder el control de la intensidad y sobrepasar con creces las recomendaciones dadas.

.