La Junta de Andalucía va a crear un certificado propio y «gratuito para todos los empresarios» del sector turístico que «dé seguridad a los usuarios que vayan a cualquier establecimiento» de este segmento económico, como un restaurante o un hotel, en el contexto actual de la crisis sanitaria del coronavirus.

Así lo ha anunciado el vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, en la rueda de prensa posterior a la reunión que ha mantenido el Gabinete de Crisis de la Junta.

Marín ha resaltado que las «más de 46.000 empresas dedicadas al sector de la restauración y la hostelería y los 8.000 hoteles» con los que cuenta Andalucía actualmente «se podrán ver beneficiados de la gratuidad de este certificado de seguridad».

El vicepresidente ha explicado que la Junta ha tomado esta decisión después de que desde el Ministerio de Turismo hubiera dejado «en manos» del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) la creación de un certificado como el que ha anunciado el Gobierno andaluz que, en ese caso, se canalizaba «a través de empresas certificadoras y que suponía un coste añadido para las empresas andaluzas».

El vicepresidente andaluz ha subrayado que la Junta entiende que los «protocolos» que en los últimos días ha ido aportando el Ministerio de Turismo a modo de «cartas de recomendación» no se podían «convertir en una herramienta que dificultara aún más la labor de un sector productivo que genera más del 14% del empleo» en la comunidad.

Por eso, la Junta ha decidido impulsar su propio certificado, que seguirá «las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud» (OMS) y se desarrollará «cumpliendo a rajatabla todas las medidas que se han establecido en los protocolos», y cuya principal diferencia respecto al que plantea el Ministerio es que será gratuito.

«El nuevo distintivo ‘Andalucía, destino seguro’ va a servir para que cualquier persona vaya con confianza y tranquilidad a consumir con seguridad a cualquier establecimiento turístico», según ha defendido el vicepresidente de la Junta, que ha detallado además que la fórmula elegida para la expedición del certificado es «muy simple», y pasa por «una declaración jurada del empresario o autónomo propietario o representante legal de ese establecimiento, que después será verificada por inspectores».