Uno de los lugares más visitados de Irlanda son los acantilados de Moher. Y aunque ahora es imposible visitarlos, hay una manera de recorrerlos sin moverse del sofá. Con este tour virtual  es posible contemplar la belleza de las costas irlandesas, sus vistas a 214 metros de altura e incluso ver el atardecer.

Declarado Geoparque Global de la UNESCO, la roca estriada extiende sus largos dedos hacia el sur, con los condados de Cork y Kerry y ofreciendo unas vistas espectaculares desde la torre O’Brien, en busca de las islas de Aran hacia el norte.