Tras conocerse el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio, previstos para este verano, al 2021, Pablo Herrera y su compañero, el sanroqueño Adrián Gavira, mostraron su satisfacción y conformidad por la decisión tomada por el Comité Olímpico Internacional (COI) y la propia organización. Destacar que el vecino de San Roque figuraba junto Herrera, entre los europeos favoritos para clasificarse para la cita olímpica.

“Creo que, dadas las circunstancias era la mejor opción para todas las partes. Ahora mismo hay una cosa más seria que el deporte, que es la salud, y eso es lo primero. Debemos respetar las medidas que adopta el Gobierno y recuperarnos cuanto antes”, explica el jugador castellonense. “Ha sido una decisión acertada porque no es momento ni de preparar una competición en condiciones ni de estar pensando en cuándo se van a hacer, cómo voy a llegar o qué he de hacer para estar. Hay que pensar en salir adelante y que este virus se elimine lo antes posible. Nuestro granito de arena es estar en casa, no pensar en que no abren las piscinas o los pabellones o que no puedo ir a la playa a entrenar”, añade su compañero.

Gavira y Herrera

Gavira y Herrera

Además, Herrera, quien afrontará su quinta cita olímpica el próximo año, considera que ya habrá tiempo para que se resuelvan las incógnitas que se han generado: cómo será el “sistema de clasificación, los torneos que contarán para Tokio, los preolímpicos… Hay que ver cómo se reestructura el calendario para adaptar la preparación al nuevo”. “Queremos animar a la gente a que haga conciencia y se quede en casa, esa es ahora mismo la mejor medicina. Y, sobre todo, dar las gracias a los servicios que quedan activos y que hacen que el país no se colapse, así como al personal sanitario que está dando la cara con apenas recursos y protección”, concluye la pareja nacional.