Hacer mascarillas. Ese es el objetivo del casi centenar de voluntarios que desde sus hogares participan en la iniciativa puesta en marcha por el Ayuntamiento de San Roque. Ya llevan hechas más de dos mil y, con el material del que disponen, van a llegar a las diez mil unidades.

Las mascarillas serán destinadas a áreas sanitarias, con el fin de ayudar a suplir la falta de medios existente a consecuencia del coronavirus.

El alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, ha explicado que el Ayuntamiento sigue facilitando la materia prima, para quien quiera sumarse a esta buena labor.

“Existe alguna que otra dificultad, tanto para obtener el material para la mascarilla en sí como las cintas elásticas que las sujetan, pero esperamos conseguirlo y contactar con otros proveedores para que nos suministren estos productos”, aclaró Ruiz Boix.

Según el alcalde, el reto y el objetivo, durante todo el tiempo que dure el estado de alarma, es conseguir el mayor número de mascarillas posibles. “Queremos ponerlas a disposición del área sanitaria, del SAS, de otros comercios y otros sectores considerados como esenciales.Todos ellos prestan un servicio al conjunto de los ciudadanos, no sólo de San Roque, sino de toda la comarca del Campo de Gibraltar”, concluyó.