El Ayuntamiento de San Roque ha aplaza el pago de impuestos municipales. Se retrasa el calendario de cobro para ayudar a paliar los efectos provocados por el COVID-19, especialmente entre las personas desempleadas, autónomos, pequeñas y medianas empresas y personas con discapacidad.

Además, estas medidas van acorde con la disposición adicional tercera del Real Decreto publicado el pasado sábado en el BOE, que establece la suspensión de plazos administrativos.

Entre los tributos municipales, el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), más conocido como “sello del coche”, cuyo plazo estaba previsto que se abriera el 1 de abril hasta el 8 de junio, queda de momento aplazado.

También se suspende el final de plazo, inicialmente previsto para el 30 de marzo, para todas aquellas personas con discapacidad que deseen presentar exenciones al IVTM. Por tanto, el plazo continuará abierto en aras de facilitar la gestión a todos estos contribuyentes.

Tampoco quedará cerrado el plazo de solicitudes de bonificación de familias numerosas en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), popularmente conocido como “contribución”, cuya finalización estaba prevista el 30 de abril.

Además, se estudian distintas medidas fiscales en el ámbito de las competencias municipales para poder ayudar a los sanroqueños que se encuentren en situación de desempleo, a los autónomos, a las pequeñas y medianas empresas y a trabajadores afectados por Expedientes de Regulación de Empleo, indefinido o temporal (ERE o ERTE).