El Consistorio de San Roque, a través de su alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, realizó un llamamiento a la exigencia para instar a la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía que finalice las obras previstas en el CEIP Gloria Fuertes, de Pueblo Nuevo de Guadiaro. En concreto, para acabar con las seis aulas prefabricadas actualmente en funcionamiento. El primer edil recordó que la obra de adecuación de las antiguas viviendas de los maestros como nuevo aulario fue adjudicada por el Ejecutivo autonómico, pero “desde la Delegación Territorial de Educación no se ha sabido resolver” un problema surgido con la empresa constructora.

El CEIP Gloria Fuertes tiene en funcionamiento en sus dependencias de Primaria, en la Avenida Los Cano de Pueblo Nuevo, tres pabellones prefabricados para ubicar seis aulas (dos por pabellón). La Junta adjudicó la obra de adecuación de la primera planta del antiguo edificio de viviendas de docentes, que incluye también la instalación de un ascensor. Sin embargo, surgió un problema con la empresa adjudicataria, y todavía no se han iniciado los trabajos.

CEIP Gloria Fuertes

CEIP Gloria Fuertes

El primer indicó que “la Junta de Andalucía tiene una asignatura desde hace más de un año con el Colegio Gloria Fuertes, que sigue manteniendo seis clases en aulas prefabricadas. Existe la adjudicación de una obra relevante para la adecuación de las antiguas casas de los maestros para construir un aulario en un centro que no para de crecer, que incluso llega a tener tres líneas por curso, y es uno de los que cuenta con más estudiantes de todo el municipio, sino es el que más alumnos tiene”.

“La obra se adjudicó hace más de un año -apuntó Ruiz Boix-, y no sabemos qué es lo que ha hecho el delegado Territorial de Educación (Miguel Andreu) en este tiempo. Parece que existe algún problema con la constructora y no saben resolver esta situación”.

El alcalde exigió “que se apruebe una nueva adjudicación y se inicien las obras cuanto antes, para que el próximo curso 2020/21 tengamos resuelta esta situación. No es de recibo que en el siglo XXI haya en funcionamiento hasta seis aulas prefabricadas en un centro cuando existe la partida presupuestaria, existe la adjudicación y lo que falta es reaccionar ante la problemática de una empresa, para adjudicársela a la siguiente”.