Una de las principales características de Sotogrande, como destino residencial, es la importancia y protagonismo de la familia y de una apacible y tranquila vida comunitaria para cualquier núcleo familiar. Detalles como la seguridad, el alto nivel educativo de sus centros o la cercanía con puntos deportivos de primera calidad y actividades de ocio o gastronomía, cuentan como pilares obligatorios del vecindario sotograndino.

Ello también puede contemplarse a simple vista en sus viviendas y residencias de alto nivel. Estancias amplias, grandes comedores, salones abiertos y distendidas terrazas en las que disfrutar de la vida en familia y con amigos, son una singularidad, no exclusiva de Sotogrande, pero sí necesaria en cualquier residencia de larga duración.

Generosos jardines, piscinas, salones de recreo, cuartos de juego y numerosas habitaciones dedicadas a la actividad social son todo un indispensable e imprescindible para una vivienda de calidad en Sotogrande. De la mano de Holmes Sotogrande, una de las agencias inmobiliarias más longevas y con más experiencia en el mercado de propiedades de la zona, presentan unas fantásticas propiedades que son un magnífico ejemplo de la conciliación de la vida familiar y un núcleo residencial de primer orden en Sotogrande.

Un breve resumen de algunas de estas magníficas propiedades: