El potencial cliente galo aumenta en un 75% su número de reservas de viviendas por un 38% del germano; mientras que el británico mantiene la hegemonía y lidera el sector con un 14,3% del total de operaciones de extranjeros

Crece el interés del cliente francés y alemán en el sector inmobiliario. A pesar de que el comprador de origen británico sigue siendo el que mayor número de viviendas compra en España (un 14,3% del total de operaciones realizadas por extranjeros, según los datos del primer semestre de 2018 ofrecido por el Centro de Información Estadística del Notariado), esta situación también se da desde los inicios de la urbanización en Sotogrande; recientes datos publicados por la promotora Taylor Wimpey España (que actualmente ejecuta el proyecto PIER en La Marina de Sotogrande), presenta unos balances que denotan que los compradores de origen alemán y francés están experimentando un notable incremento.

En este sentido, dichos análisis apuntan a que los alemanes han experimentado un incremento interanual hasta Noviembre de 2018 de un 38%, centrado fundamentalmente en las reservas efectuadas en islas y zonas costeras del territorio, principalmente en Baleares. Por su parte, los franceses han supuesto un incremento anual del 11%, siendo muy patente su presencia en Costa del Sol principalmente y también Mallorca.

En la Costa del Sol, es llamativa la cifra de los franceses, que han experimentado en Noviembre de 2018 un 75% de incremento en la reserva de viviendas. En el porcentaje anual, siguen siendo los británicos los principales clientes de en España, con un 22 %.

El informe también resalta que España sigue siendo un buen lugar para invertir; ello se refleja en el incremento de los precios experimentado en los últimos meses y la previsión del Ministerio de Fomento para el año 2019, que espera un crecimiento sostenido del valor medio de entre el 5 y el 7 %, cifra que se aumenta en las zonas de costa.