Esta mañana, la playa de Torreguadiaro ha sido el escenario de protesta de alrededor de un millar de vecinos, que han creado una cadena humana que ha ocupado la práctica totalidad de la línea de costa, que ocupa casi un kilómetro y medio. A los ciudadanos se han sumado autoridades políticas de San Roque de todos los grupos políticos. 

Muchos usuarios de la playa de Torreguadiaro se sumaron a la iniciativa del grupo ecologista Verdemar, que tenía todo el apoyo de los grupos políticos del ayuntamiento de San Roque y La Línea, municipios afectados por el nuevo fondeadero planteado por la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras (APBA).  

Este fondeadero supondría graves problemas ambientales, por ser barcos que, según apuntaban responsables de Verdemar, se mantienen en marcha, emitiendo todo tipo de sustancias contaminantes al agua de la zona. Mantienen que ya se agotaron las posibilidades turísticas del arco de la Bahía, y que ahora podría pasar lo mismo en la zona de Sotogrande y la Costa del Sol, lo que pondría en peligro el turismo, principal actividad económica del lugar. A la suma de contaminantes procedentes de buques cargueros, petroleros o butaneros, entre otros, se añadiría el problema de la introducción de especies no autóctonas, lo que puede hacer peligrar el ya frágil ecosistema mediterráneo.  

El acto de esta mañana, que ha tenido una amplia cobertura mediática, ha sido una clara muestra de la voluntad de la ciudadanía campogibraltareña, especialmente la sanroqueña, que rechaza rotundamente el establecimiento del fondeadero. Ahora le toca mover ficha a la APBA, que tiene la última palabra en este asunto, aunque las autoridades políticas señalan que existen alternativas a este fondeadero, y que deben ser estudiadas por los técnicos de la entidad.