Todavía no había oscurecido, y los rayos de sol que se despedían hasta el día siguiente iluminaban con tonos cálidos, pero no tanto como para quemar, el agua de la nueva playa creada en La Reserva Club. La luz del atardecer, que tanto invitaba a acercarse a la orilla de este pequeño mar rodeado de arena blanca, dio la bienvenida a numerosas caras conocidas de Sotogrande, que se reunieron alrededor de elegantes mesas para cenar y vivir entre familia y amigos una noche inolvidable.

La Reserva Club celebró ‘Luna Lunera’, el primer gran evento del nuevo espacio llamado ‘The Beach’. Además de exquisita cena, compañía y servicio, homenajeaban a Federico García Lorca, quien escribió estos versos:

Yo decía en las noches la tristeza
de mi amor ignorado,
y la luna lunera, ¡qué sonrisa
ponía entre sus labios!

Esa luna lunera tan lorquiana nos regaló anoche, para sorpresa de algún despistado, un eclipse total de luna. A su salida por el horizonte ya estaba oculta, completamente rojiza, en un fenómeno astronómico que popularmente conocemos como luna de sangre. Éste ha sido el eclipse de luna más largo del siglo XXI, así que hicimos bien en aprovecharlo, dadas sus características.

El homenaje a Lorca, entre otras cosas, vino por un espectáculo flamenco apasionante, que arrancaba olés espontáneos por parte de quienes allí se congregaron. De modo que pueden imaginar fácilmente que los elementos se combinaron a la perfección para proporcionar a los asistentes una noche mágica.

Gloria Fuertes escribió:

En las noches claras,
resuelvo el problema de la soledad del ser.
Invito a la luna y con mi sombra somos tres.

En la Luna Lunera de La Reserva Club nadie estaba solo. No sólo por esa mágica compañía de nuestra compañera más fiel, la Luna, que cada noche nos visita. Sino porque con buena comida y un ambiente más que agradable todos pudieron disfrutar.