El verano siempre es una buena época para aprender cosas nuevas. Vivimos en la costa, y Sotogrande se nutre del mar para el entretenimiento. De ahí que los residentes y visitantes de la urbanización suelan ser amantes del mar. Ese es el motivo de que hoy Supercor estuviera rebosante de personas dispuestas a presenciar en directo la tradicional técnica del ronqueo del atún.

El ronqueo, organizado por Almadraba Petaca Chico, empresa originaria de Conil de la Frontera (Cádiz) pero que ya tiene presencia en otros puntos de la provincia como Barbate o Cádiz (inauguran instalaciones en unas semanas), ha consistido en el despiece de un excelente ejemplar de unos 170 kilos, capturado en la zona del Estrecho.

El ronqueo es el nombre que se da a esta técnica, y que procede del sonido similar a un ronquido que genera el cuchillo al rozar el espinazo del atún. Se trata de una técnica tradicional, propia de toda la costa atlántica de Cádiz, y que los mejores maestros siguen desarrollando para la posterior comercialización de un producto muy preciado.

Ángel Ramírez y José Sebastián Aragón han sido los responsables de, cuchillo en mano y con la elegancia y precisión de un cirujano, de extraer las diferentes partes del atún, mientras Alberto Sánchez Muñoz explicaba a los allí presentes lo que se estaba haciendo en cada momento. Sacaron todas las piezas principales, explicaron el uso que se les daba, y demostraron que del atún se puede aprovechar prácticamente todo.

Las piezas, ya preparadas para la venta, las iban pasando a la pescadería de Supercor, ubicada justo enfrente de donde se estaba realizando el ronqueo, para la posterior venta. Precisamente, todavía no había finalizado del todo el proceso de despiece cuando numerosos clientes (y espectadores) se iban acercando a adquirir la preciada carne del atún.

Este atractivo turístico nos seguirá acompañando durante el verano en Sotogrande, pues el 10 de agosto a las 12:00 tendremos un nuevo ronqueo en Supercor.