Una vez más, en esta ocasión a través del mar, vuelve a formularse un nuevo vínculo entre Sotogrande y la querida Argentina. En este caso, la visita de la embarcación ‘Ice Lady Patagonia II’ al Puerto Deportivo de Sotogrande conecta, de manera divulgativa y científica, ambos destinos en una experiencia digna de visitar y que durante tres jornadas estuvo disponible en la urbanización. Un catamarán de 30 metros de eslora y trece de manga, no es cualquier cosa.

Junto a la Torre de Control del Puerto de Sotogrande se encontraba atracada esta singular embarcación capaz de recorrer todo los rincones del mundo y de llegar a los puntos más extremos del planeta. El Ice Lady y su tripulación pertenecen a una organización sin ánimo de lucro dedicada a la investigación científica y preservación del medio ambiente a través de diferentes misiones en puntos tan insólitos e inhóspitos como la Patagonia argentina o la Antártida.

Estas conclusiones y trabajos se muestran de manera continua a interesados y visitantes en una exposición itinerante que se encuentra dentro del propio barco. Desde fotografías y vídeos espectaculares a vestigios y restos de embarcaciones de hace siglos, pueden contemplarse en el interior de sus estancias y camarotes.

También se puede conocer su forma de trabajar, los trajes que usan, la preparación, las misiones que mantienen en marcha así como numerosos vínculos con la conservación y cuidado del Medio Ambiente, uno de los nexos que ha facilitado su desembarco en Sotogrande durante el inicio del mes de junio.

Restos de ballenas, de cazadores balleneros de hace más de un siglo o pequeños tesoros que el paso del tiempo les otorga tal denominación hacen de la visita del Ice Lady una experiencia muy recomendable. Sentirse, en pleno corazón de Sotogrande, por unos instantes, al otro lado del mundo, en el centro de la Antártida.