La Guardia Civil, bajo el marco de la operación BLOUSON, consiguió detener a una docena de personas involucradas en una de las organizaciones criminales más importantes [en el Campo de Gibraltar] dedicadas al narcotráfico de hachís procedente de Marruecos. Esta banda habría introducido más de 10 toneladas.

Las investigaciones se iniciaron cuando los agentes detectaron  a una organización criminal perfectamente estructurada que estaba introduciendo importantes partidas de hachís en las costas del Campo de Gibraltar. Fruto del dispositivo de vigilancia el pasado mes de abril, una patrulla uniformada de la Guardia Civil interceptó una furgoneta a la altura de la barriada de Puente Mayorga en San Roque (Cádiz). Esta intervención fue sumamente arriesgada, ya que la  furgoneta se intento dar a la fuga tomando dirección contraria y realizando maniobras evasivas que pusieron en riesgo la integridad de los agentes y de otros usuarios de la vía. Cabe destacar, que uno de los vehículos oficiales que participó en el operativo resultó embestido, lesionando a dos guardias civiles los cuales tuvieron que ser hospitalizados. En esta actuación se detuvo al conductor de la furgoneta, en cuyo interior se hallaron 843 kilogramos de hachís.

Posteriormente, la Guardia Civil descubrió que dicha organización criminal había fletado una embarcación semirrígida de grandes dimensiones con dirección hacia Marruecos para cargar un alijo de hachís. A consecuencia, dispositivo policial solicitó al juzgado la entrada y registro en una vivienda de La Línea, la cual era usada como “guardería” para el almacenamiento de la droga. Tras realizar la entrada y registro en dicha vivienda, se procedió a la detención de 1 persona  a la intervención de 4.200 kilogramos de hachís y una pistola de calibre 9 mm.

Del mismo modo, el pasado día 15 de mayo se procedió a la fase explotación de la operación donde se detuvo a 10 personas y se realizaron siete registros en los barrios de Las Palomeras, Los Junquillos, La Atunara y La Alcaidesa, todos ellos situados en La Línea. Durante la práctica de estos registros se intervinieron una bolsa de marihuana, gran cantidad de material cuyo propósito era la fabricación y cultivo de la droga mencionada en invernaderos interiores, dos bolsas de plástico que contenían fajos de billetes de 10 y 20 euros por valor de casi 190.000 euros, gran cantidad de trajes de agua, terminales de telefonía móvil, radiotransmisores, material informático y documentación de interés.