El Salón de Sesiones del Palacio de los Gobernadores acogió el Pleno Extraordinario y Urgente para dar cumplimiento a las directrices judiciales sobre el TG 22. El principal punto de la jornada (aprobar, si procede, declarar desierto el concurso público convocado para la adjudicación de los terrenos y aprovechamientos urbanísticos del Área 022-TG del P.G.O.U. de San Roque), fue validado con los votos a favor de PSOE, San Roque Sí Se Puede y PA (14 votos) y los votos en contra de PP y PIVG (6 votos).

Recordar que en varias ocasiones se han recibido en el Consistorio órdenes judiciales (principalmente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, aunque también del Tribunal Supremo) para exigir la adjudicación de nuevo de esa parcela de Torreguadiaro respetando las bases iniciales del concurso, que se remonta a 2002. Dicho concurso fue anulado por el TSJA en 2004, pero la sentencia no se ha ejecutado aún debido a la presentación de diversos recursos por parte de las empresas Sotogolf y Werth (a la que se adjudicaron en su día los terrenos) y también del Ayuntamiento en el periodo entre 2004 y 2010.
La propuesta que se elevó a Pleno señalaba:
1) Remitir a la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) la información requerida sobre “los títulos emitidos y que tuvieron acceso al Registro de la Propiedad en base a la adjudicación anulada”, que se incluye en este expediente.
2) Procede por el Pleno Municipal, como órgano competente y según lo establecido en la Sentencia de 19 de noviembre de 2004 dictada por la Sala correspondiente del TSJA, realizar una nueva adjudicación conforme a las bases del concurso, y visto también que, según se señala en el Informe Complementario emitido por la Secretaría General del Ayuntamiento de San Roque con fecha de 3 de abril de 2018, “(…) tanto Werh como Sotogolf incumplen las bases del concurso (…)”, acordar declarar desierto el concurso.
3) Dar traslado del presente Acuerdo y de la totalidad de la documentación que conforma este expediente a la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

De  manera muy resumida, desde el PSOE el alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, argumentó que, como no se puede adjudicar a favor de Werth (porque la sentencia del TSJA dice que fue nula la adjudicación que se hizo en su día) ni a Sotogolf (porque los informes jurídicos del Ayuntamiento indican que su propuesta tenía fallos similares a los de Werth), sólo cabe tomar la decisión de dejar desierto el concurso para no incurrir en una ilegalidad. Para Ruiz Boix, esto significa que habrá que devolver a Werth los alrededor de siete millones de euros que entregó en su día al Ayuntamiento, sacar de nuevo el aprovechamiento del TG22 a licitación y adjudicarlo a la propuesta más ventajosa. Como considera que los terrenos tienen hoy en día un valor económico muy superior a los de 2002, sostuvo que al final el Ayuntamiento “saldrá ganando”. En cuanto a las cantidades que reclama Werth, superiores a los 19 millones de euros, indicó el alcalde que la empresa tendrá que lucharlas en los tribunales.

Desde el PP, su portavoz Marina García argumentó que dejar el concurso desierto es la peor opción porque supondrá dos pleitos (uno de Werth y otro de Sotogolf) y una indemnización. Además, considera que “dejar desierto no es cumplir la sentencia”.
Desde SRSSP, su portavoz Julio Labrador indicó que “lo mas justo es declarar desierto”, y afeó al PP que no asumiera que la responsabilidad de todo este asunto reside en “una adjudicación desastrosa” que hicieron sus dirigentes y los de USR en 2002, “en la época del todo vale”. Finalmente, el portavoz del PIVG, Jesús Mayoral, consideró que dejar desierto el concurso “es la propuesta más lesiva” para los intereses del Ayuntamiento, ya que Werth reclama 19,1 millones de liquidación más el lucro cesante. El alcalde le pidió que aportara una propuesta alternativa, que no se presentó.