El temporal que desde la semana pasada azota buena parte de España sigue dejando su rastro en la zona. En las últimas horas lo más destacable han sido los estragos causados en distintos puntos del litoral, provocados por el intenso oleaje, aunque el viento y la lluvia también han causado daños de menor consideración.

También se han registrado circunstancias positivas, como la apertura de la desembocadura del río Guadiaro, que baja con un importante caudal. Así como el relleno de parte de la playa de Sotogrande (en la zona del Club de Playa), donde las corrientes y el viento del sur han arrastrado una importante cantidad de la arena que el levante se lleva habitualmente, generando un riesgo para las viviendas.

Según las previsiones meteorológicas, en las próximas horas finalizará la situación de alerta amarilla, debida principalmente a fuertes vientos del suroeste y a fenómenos costeros. Sin embargo, se prevé que continúen las lluvias, si bien al menos hasta el miércoles serán de intensidad baja o moderada.