Solemos creer que el peor momento para la piel es el verano, debido a los efectos nocivos de la radiación solar. De hecho muchas pacientes acuden como norma a la consulta para prepararla, cuidarla y protegerla”, explica Isabel González Partida, especialista en medicina estética del Hospital Quirónsalud Campo de Gibraltar, “pero en invierno las bajas temperaturas, la calefacción y el viento deshidratan y alteran la barrera cutánea de protección, haciendo a nuestra piel vulnerable”. Por este motivo, apunta, en esta época del año la rutina de cuidado de la piel diario se hace imprescindible.

¿Qué debemos hacer ?

La doctora González Partida resume en cinco consejos cómo cuidar la piel en invierno:

1.Limpiar la piel en profundidad, mañana y noche, con el producto adecuado a su tipología.

2. Exfoliar para activar. Exfoliar la piel un par de veces por semana ayuda en su proceso de renovación. Dicho de otro modo, “espabilar” la piel para que responda.

3. Utilizar el tratamiento cosmeceútico adecuado a cada tipo de piel y a sus necesidades. El invierno es el momento para iniciar tratamientos que contengan Vit A, Vit C y Vit E, moléculas cuyas actividad y efectividad están demostradas. Pero para que estos activos sean verdaderamente efectivos deben de estar en fórmulas estables y a alta concentración. Estas altas concentraciones hacen que, generalmente, este tipo de productos sean únicamente prescritos en consultas médicas.

4. Fotoprotección. La protección solar es el cosmético por excelencia. Hay que aplicarla
siempre, independientemente de la estación del año, verano e invierno, siempre media
hora antes de la exposición y hay que reponerla cada dos horas si permanecemos al aire
libre. Recordar que los días nublados también hay que protegerse.

5. Tratamientos. Además de la rutina diaria domiciliaria, los meses de invierno son el
momento ideal para los tratamientos clínicos médico estéticos que no se pueden realizar
en verano por el riesgo del sol; ahora es el momento ideal. Láser rejuvenecimiento para la
eliminación de manchas, arrugas, cicatrices de acné y flacidez; peelings y tratamientos de
revitalización con ácido hialurónico, estimuladores del colágeno como la hidroxiapatita o
los hilos tensores para tratar la flacidez.

También están otros tratamientos de gran eficacia y resultados altamente satisfactorios,
como la toxina botulínica para arrugas de expresión o implantes de relleno para recuperar
volúmenes perdidos, mejorar el perfil facial, devolver a la piel el esplendor perdido y
protegerla para el futuro.

Sobre Quirónsalud

Quirónsalud es el mayor grupo hospitalario de España y el tercero de Europa. Cuenta con
más de 35.000 trabajadores en más de 120 centros sanitarios, entre los que se encuentran
45 hospitales que ofrecen 6.800 camas hospitalarias. Dispone de la tecnología más
avanzada y de un gran equipo de profesionales altamente especializados y de prestigio
internacional. Entre sus centros, se encuentran el Centro Médico Teknon, Ruber
Internacional, Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, Fundación Jiménez Díaz, Hospital
Quirónsalud Barcelona, Hospital Universitario Dexeus, Policlínica de Gipuzkoa, etc.
El Grupo trabaja en la promoción de la docencia (ocho de sus hospitales son universitarios)
y la investigación médico-científica (cuenta con el Instituto de Investigación Sanitaria de la
FJD, único centro investigador privado acreditado por la Secretaría de Estado de
Investigación, Desarrollo e Innovación).
Asimismo, su servicio asistencial está organizado en unidades y redes transversales que
permiten optimizar la experiencia acumulada en los distintos centros y la traslación clínica
de sus investigaciones. Actualmente, Quirónsalud está desarrollando más de 1.600
proyectos de investigación en toda España y muchos de sus centros realizan en este ámbito una labor puntera, siendo pioneros en diferentes especialidades como oncología,
cardiología, endocrinología, ginecología y neurología, entre otras.