El PIVG, a través de su portavoz en la corporación sanroqueña, Jesús Mayoral, recriminó al actual equipo de gobierno municipal de “arrasar en 2017 las partidas del presupuesto de gastos corrientes y las transferencias a las empresas municipales pero ha sido incapaz de llevar a cabo el Plan de Inversiones financieras aprobado  a finales de abril del remanente positivo del año 2016 al que se destinaban 15.851,630,41 euros”.

Mayoral defiende que en las cuentas de 2018 ya “eliminaban porque estimaban que no llegarían a tiempo al tenerse que contratar antes de finalizar el año cerca de 5,6 millones en proyectos que estaban muy retrasados”. Concretamente, detalla, “se eliminaba en Valle del Guadiaro, las mejoras de accesibilidad y acondicionamiento urbano de la antigua travesía de la N-340 de  Torreguadiaro por 1.437.438,92 euros; La rehabilitación del parque de La Rosaleda en Campamento por 1.608.796,04 euros y un edificio docente para la Universidad Popular de 2.353.662,06 euros, junto al ayuntamiento”.

Desde el PIVG “lamentamos que algunos de los proyectos más necesarios y que llevan demandándose durante años, como la Travesía de la N-340 de Torreguadiaro que ya está en un estado deplorable, se haya eliminado del presupuesto del año 2018 por la incapacidad de este equipo de gobierno”. Además, reclama “responsabilidades de todo ese dinero extra que se ha estado pagando y contrataciones externas que se han realizado y que por las peleas entre el alcalde y la Secretaria General aireadas hasta en la prensa  no han servido ni para cumplir con el motivo de la autorización de ese programa de horas extras aprobado por decreto del alcalde”.

“Este equipo de gobierno en lo único que es experto es en gastar en su política de escaparte. Sólo en publicidad se gastan más de 100.000 euros adicionales, disponiendo de  una radio y una televisión, que prácticamente utilizan ellos y nos cuesta 1,2 millones a los sanroqueños”, subraya.