El portavoz del PIVG, Jesús Mayoral, arremetió contra la política urbanística llevada a cabo en los últimos planes del equipo de gobierno y aseveró que como “veníamos sospechando desde el PIVG,  de nuevo se está propiciando la especulación urbanística desde el propio ayuntamiento”; en referencia a varios proyectos cercanos a Sotogrande y el Valle del Guadiaro.

Desde el grupo se sostiene que se lleva por urgencia  al Pleno la aprobación de tres convenios urbanísticos, “totalmente contrarios” a antiguas afirmaciones del alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, que “pretendía sacar un PGOU precisamente para eliminar la especulación del suelo”. Apuntó que no se pudo celebrar la comisión previa de urbanismo “porque por urgencia llevaban tres convenios urbanísticos sin el  previo informe jurídico y alguno técnico que la Secretaria General  entiende que son necesarios, negándose a asistir a la Comisión, con lo que la misma fue fallida y no se pudo realizar”.

Desde el PIVG, “compartíamos  la política de eliminar la especulación de los suelos y ahora nos asombra ese cambio, es más, no solo abre la puerta a la especulación sino que con uno de los convenios se pretende calificar parte de la finca de Guadalquitón cuando esta finca está dentro de la ampliación del  paraje natural del Parque de los Alcornocales”. “Ya sabíamos que estaban teniendo contactos con la Junta de Andalucía para conseguir que en alguna zona de Guadalquitón se permitiese construir una zona residencial junto a Sotogrande y otra hotelera, entre San Roque Club la autovía y el Campo Municipal de Golf retorciendo la legislación medioambiental y vemos que supuestamente en beneficio de particulares, que ahora se plasma en un convenio urbanístico”, añade.

Otro de los convenios, explica, se trata de la “ampliar para residencial turístico el Área de Oportunidad que se aprobó para la expansión de Guadiaro uniendo suelos entre Sotogrande y la parte alta de Guadiaro recogidos en un convenio anterior entre EMROQUE y PROCAM de la finca del Cañuelo. Entendemos  también que parte de estos suelos tiene un gran valor ambiental”, dicen desde el PIVG. “Lo que nos sorprende enormemente en este convenio de la finca Almenara es que prevén su desarrollo para el segundo cuatrienio del desarrollo de la zona y se realiza con una sociedad  que por los datos que tenemos, dudamos que pueda ser la empresa que termine desarrollando el convenio”, sostiene Mayoral. “El tercero es una adenda al de  Sotogrande para construir  viviendas a la entrada del Puerto”, añade. Desde el PIVG aseguran que votarán en contra de estos convenios “cuando dos de ellos son totalmente innecesarios y abren la puerta a la especulación del suelo”.