El intenso temporal de viento y lluvia que azota a una gran parte del país desde el pasado fin de semana, también se hizo notar en toda la zona del Valle del Guadiaro y Sotogrande. Con fuertes rachas de viento, principalmente en zonas más cercanas a la costa, y la intensidad de las precipitaciones llevaron durante la noche del domingo y esta mañana de lunes, 8 de enero, a extremar las precauciones en construcciones a nivel del mar y calzadas y carreteras.

Sin registrar, hasta el momento, desperfectos y daños materiales a resaltar, sí deja este temporal estampas evitables y que se repiten cada vez que la lluvia llega con intensidad al Valle del Guadiaro. Los pasos subterráneos de Torreguadiaro (el de acceso a la calle de la Iglesia y el Puerto Deportivo de Sotogrande), y de Pueblo Nuevo (que conecta ambas vías de servicio bajo la A-7); acumulan agua y provocan riadas con el peligro que ello conlleva para el paso natural por dos puntos muy transitados.

Igualmente, el agua se acumula y estaca tanto en la zona del barrio de los pescadores de Torreguadiaro, que aún continúa sin una solución definitiva o la aplicación de un piso adecuado que resista la llegada de la lluvia y no convierta el acceso a las casas en todo un barrizal; como en el aparcamiento de Cala Sardina. Punto en el que el agua se acumula creando una laguna que aísla el acceso a la playa.

En otros puntos del interior de la urbanización de Sotogrande, en principio, no han causado grandes desperfectos las fuertes precipitaciones y viento. Alguna rama retirada y poco más en los accesos. Una vez pasado el temporal, previsiblemente de manera definitiva este miércoles, se valorará completamente si ha afectado materialmente en diferentes espacios del Valle del Guadiaro.