-JLGarcia-

La Dolfina, campeón del 123 Abierto.

El equipo de Cañuelas se supo sobreponer a un inicio extraño de partido, con un buen equipo de Ellerstina enfrente, para sumar su décimo Abierto Argentino, cuarto consecutivo.

Que La Dolfina es parte de la historia del polo no sorprende, no es nuevo, pues ha hecho bastantes méritos en los últimos años como para ni siquiera atreverse a dudarlo, sin embargo, sigue demostrando año a año, torneo a torneo, que no quiere bajarse del carro ganador, al menos todavía.

El pasado sábado, la cancha 1 del Campo Argentino de Polo, en Palermo, era un hervidero de gente que, en una tarde de calor intenso, copó las gradas y tribunas de un recinto que se llenó por primera vez este año para presenciar la gran final del 123 Campeonato Argentino Abierto de Polo.

En la cancha, los de siempre, los dos grandes equipos del polo mundial en los últimos tiempos; por un lado La Dolfina, con Adolfo Cambiaso (h), David ‘Pelón’ Stirling (h), Pablo MacDonough y Juan Martín Nero, y por el otro Ellerstina, con Facundo Pieres, Pablo Pieres, Gonzalo Pieres (h) y Nicolás Pieres.

Sobre la mesa, todo servido para disfrutar de un espectáculo único, en el lugar donde el deporte del polo alcanza su máxima expresión y nivel a lo largo del año, polo en estado puro.

Así las cosas, el partido comenzaba con un equipo de Ellerstina tratando de demostrar que también quiere ganar este Trofeo, que la victoria en Hurlingham había que hacerla valer. Sin embargo, y a pesar de un inicio algo errático para lo que suele acostumbrar, La Dolfina nunca se bajó del marcador gracias a un enorme ‘Pelón’ Stirling (a la postre recibiría el premio Gonzalo Heguy al MVP de la final), que, junto a Facundo Pieres por el bando contrario, fueron los más destacados de unos primeros cuatro chukkers que finalizaron con 6-7 a favor de ‘La Z’.

En los siguientes dos periodos, la igualdad se hizo máxime, finalizando el sexto con un resultado de 11-11. Buen nivel de polo, un Nico Pieres que daba grandes momentos y un Adolfo Cambiaso que comenzaba a mostrar su condición de número 1 poco a poco. El partido, por estos momentos, no daba respiro a ningún espectador, pues había constantes jugadas de peligro y un nivel muy alto por parte de los dos equipos.

Pero llegó el séptimo chukker, ahí La Dolfina apareció por todo lo alto, el conjunto al completo, que, de forma muy ordenada y trabajada, consiguió un gran parcial de 3-0 en muy poco tiempo que no encontró respuesta por parte de los Pieres. 14-11; el partido y el Abierto estaban casi sentenciados.

Finalmente, el encuentro tuvo dos goles más en el octavo y último chukker que sirvieron para dejar el marcador en el definitivo 16-12, tras un partido en el que Ellerstina quiso por muchos momentos pero el gen y la garra de La Dolfina le hicieron volver a ganar, algo de lo que no se cansa.

Progresión (La Dolfina-Ellerstina): 1-2; 3-3; 5-6; 6-7; 9-9; 11-11; 14-11; 16-12.

-Antonio S García-