Desde una taza para el desayuno, hasta apadrinar a un niño. Existen muchas formas de regalar por partida doble. Arrancar una sonrisa a un amigo, a un familiar, a tu pareja, y sabe que, además, estás poniendo tu granito de arena para hacer de este mundo un lugar mejor. Este año, llenamos el árbol de Navidad de regalos solidarios.
Son días de compras, de listas con ideas para regalos, de dudas sobre si algo gustará a su destinatario. Mientras, el mundo sigue girando y poniéndole las cosas difíciles a miles de personas. Guerras que obligan a escapar de un país; animales que necesitan ser protegidos; desastres naturales que dejan a pueblos sin casas, a niños sin padres; a padres sin futuro. Aunque no es posible aportar una solución a todos los males del planeta, sí se puede intentar ayudar con acciones tan simples como optar por un regalo de carácter solidario. Compras con las que cumplir el cometido de agradar a alguien sabiendo que, además, se está apoyando alguna noble causa. Perfecto para Navidad.
Actualmente, internet es la vía más acertada para buscar los mejores regalos solidarios. Desde detalles materiales, como las  típicas tarjetas de felicitación, camisetas o algún producto de comercio justo, hasta presentes intangibles, como hacer a alguien socio de una ONG durante un año o regalar una donación de material escolar a un niño para que vaya a la escuela en África. La lista es inagotable.
A un solo click
La mayoría de las ONGs incorporan en sus páginas webs una tienda virtual con todo tipo de productos para regalar. Una parte (a veces el importe íntegro)  del coste del regalo en cuestión se destina a colaborar con las actividades de la organización. Entre otras, engrosan esta lista nombres como Médicos sin Fronteras (www.msf.es), que además de su oferta online, cuenta con su magnífica propuesta de 'pastillas para el dolor ajeno' de venta en farmacias; Amnistía Internacional (www.es.amnesty.org), que este año ha preparado un precioso calendario con fotos de celebraciones cedidas por artistas de todo el planeta, o Semilla para el cambio (www.semillaparaelcambio.org), que desde su web da la oportunidad de adquirir maravillosos pañuelos de seda pintados a mano con técnicas artesanales por mujeres de los "slums" de Varanasi (India), entre otros.
Un paso más
A la lista de regalos solidarios se suman otras iniciativas en las que la causa toma mayor protagonismo. Originales propuestas con las que dar un paso más y hacer que un regalo cualquiera se convierta en inolvidable. En este apartado, destaca, por ejemplo, la campaña de Oxfam Intermon (www.oxfamintermon.org) ' Algo + que un regalo'. A través de ella, se realizan donaciones de semillas de girasol, vacas, gallinas o hasta un depósito de agua a quienes lo necesitan. Una tarjeta donde se explica dónde y para qué ha sido destinado el dinero es lo que se entrega como presente, aunque queda claro que el regalo ha viajado mucho más lejos, en todos los sentidos.
Unicef (unicef.es) también cuenta con una idea similar, pero pensada para los niños: 'El Regalo Azul, un regalo que cambia vidas'. Por un lado, se elige el producto que se quiere enviar a los pequeños que más lo necesitan (mantas, vacunas, lápices...). Y por otro, se envía una divertida tarjeta a la persona que se quiera sorprender contándole la acción que se ha hecho en su nombre. Directo al corazón.
Para los amantes de los animales y la naturaleza, existen opciones muy originales con las que sorprender y, lo más importante, ayudar al planeta. Greenpeace (www.greenpeace.org/espana), por ejemplo, ofrece en su web su 'caja de experiencias' con la que regalar la protección simbólica de vivencias para, así, poder disfrutar de ellas en el futuro, además de ayudar a Greenpeace en su lucha para defender el Ártico y frenar el cambio climático. Navegar entre glaciares, fotografiar osos pardos y otras muchas ideas más para regalar ahora y disfrutar dentro de 'cincuenta años'. Simbólico, pero real.
Apadrinar a un niño (Ayuda en acción, www.ayudaenaccion.org) o hacer a alguien socio de una ONG durante un año son otras de las numerosas opciones virtuales con las que regalar y ser solidarios.
Un breve catálogo que no ha de cerrarse sin dedicar unas líneas a algo tan importante en Navidad como la ilusión de los más pequeños. Que jueguen y sueñen. Porque todos los niños deberían preocuparse, solo, de esto. Para hacerlo realidad, o, al menos, colaborar para lograrlo, existen grandes iniciativas que toman peso en estas fechas. De entre ellas, destacala campaña ‘Un Juguete, Una Ilusión’, que desde hace años  pone a la venta el bolígrafo solidario, con el fin de recaudar dinero para enviar juguetes a niños de todo el planeta. Desde su creación en el año 2000, la iniciativa solidaria de RNE y la Fundación Crecer Jugando, habrá repartido más de 7.500.000 de juguetes. Sin duda, otra bonita acción con la que hacer sonreír por partida doble estas navidades y reconducir el consumismo hacia los más necesitados.